Deutsche Tageszeitung - Sin raqueta y con su hijo en la grada, la otra cara del debut de Nadal

Sin raqueta y con su hijo en la grada, la otra cara del debut de Nadal


Sin raqueta y con su hijo en la grada, la otra cara del debut de Nadal
Sin raqueta y con su hijo en la grada, la otra cara del debut de Nadal / Foto: © AFP

Debut en el Abierto de Australia, partido igualado ante un joven rival y, de repente, tu raqueta desaparece. El español Rafa Nadal vivió el lunes un momento "divertido" en el debut en Australia, su primer Grand Slam como padre.

Textgröße ändern:

El incidente ocurrió a mediados del igualado primer set contra el británico Jack Draper. Con 4-3 favorable en el marcador, Nadal se disponía a volver a la pista después del descanso, pero la raqueta había desaparecido de su lugar.

Con su rival ya al fondo de la pista esperando para servir, Nadal rebuscaba en el banquillo entre su material y se explicaba ante el juez de silla.

"Necesito que me devuelvan la raqueta", decía con cara de descolocación, tratando de explicar también con gestos el lugar de donde había desaparecido la raqueta.

Una vez tomada una raqueta de repuesto de su bolsa, Nadal volvió al centro de la Rod Laver Arena y se disculpó ante Draper: "¡El recogepelotas tomó mi raqueta", le gritó con una sonrisa incrédula.

Después de adjudicarse una trabajada victoria por 7-5, 2-6, 6-4, 6-1, Nadal explicó la "divertida" situación en declaraciones a la cadena Eurosport.

"No fue una distracción, simplemente una situación divertida", dijo el 22 veces campeón de Grand Slam.

"Dije 'necesito al encordador', pero necesitaba al encordador para mirar las otras raquetas", explicó.

"Pero tomó la raqueta con la que estaba preparado para jugar. Está bien, la tomó y no hay problema", añadió.

- Papá Nadal -

El campeón español también habló ante la prensa sobre las sensaciones en el primer Grand Slam tras el nacimiento en octubre de su primer hijo y sobre la nueva y "bonita" etapa de su vida con su pareja Mery Perelló. Ambos estuvieron en las gradas de la Rod Laver Arena este lunes.

Nadal explicó que el hecho de ser padre no le da un punto de motivación extra en la competición.

"Siempre he estado suficientemente ilusionado por jugar cada torneo. Mi forma de abordar la competición no cambia siendo padre o no. Podemos crear una historia bonita, pero no es el caso", explicó el número 2 del mundo.

"Solo podría generar un impacto negativo si estuviera aquí durante un mes y ellos no pudieran estar conmigo. No sabes cómo vas a reaccionar a este tipo de cosas", continuó.

"No sé cuál sería mi sentimiento si el bebé no estuviera aquí durante un mes. No sé si después de tres semanas lo echaría de menos y perdería un poco la concentración", agregó.

"Pero como no estaba dispuesto a aceptar este desafío, estoy contento de que mi mujer haya aceptado de venir aquí", zanjó con una sonrisa.

(I.Beryonev--DTZ)