Deutsche Tageszeitung - Cumbre de especies amenazadas arranca en Panamá con llamados a combatir tráfico

Cumbre de especies amenazadas arranca en Panamá con llamados a combatir tráfico


Cumbre de especies amenazadas arranca en Panamá con llamados a combatir tráfico
Cumbre de especies amenazadas arranca en Panamá con llamados a combatir tráfico / Foto: © AFP

La conferencia sobre comercio internacional de especies amenazadas de fauna y flora silvestre comenzó este lunes en Panamá con llamados a reforzar la lucha contra las bandas criminales dedicadas a este lucrativo negocio.

Textgröße ändern:

A esta COP19 de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES) asisten delegados de más de 180 países y expertos en conservación, quienes van a examinar 52 propuestas para modificar los niveles de protección establecidos anteriormente.

En el cónclave, que culminará el 25 de noviembre, se evaluarán, entre otros temas, los avances en la lucha contra las bandas que trafican con plantas y animales amenazados, un negocio que mueve unos 15.000 millones de dólares anuales en el mundo, según la ONG World Wide Fund (WWF).

"A pesar de esfuerzos considerables, los delitos contra la vida silvestre continúan planteando un serio desafío y debemos abordarlos con prioridad máxima", destacó la secretaria general de la Convención, Ivonne Higuero, en declaraciones previas a la apertura.

"Los grupos criminales involucrados deben ser llevados ante la justicia", agregó Higuero, que es panameña.

- Conservar y regular -

"En las siguientes dos semanas, las Partes de la CITES discutirán una amplia variedad de asuntos críticos y tomarán importantes decisiones para conservar y regular el comercio internacional de especies amenazadas", señaló la secretaria general.

La CITES, que entró en vigor en 1975, fija reglas de comercio internacional sobre más de 36.000 especies silvestres, desde la entrega de permisos hasta la prohibición total. Sus firmantes son 183 países y la Unión Europea.

El cónclave de Panamá comenzó bajo la sombra e influencia de otras dos conferencias de la ONU también cruciales para el futuro de la vida en el planeta: la COP27 sobre clima, que se desarrolla en Egipto, y la COP15 sobre biodiversidad, que se realizará en diciembre en Montreal (Canadá).

El gran ausente en la inauguración fue el presidente de Panamá, Laurentino Cortizo, quien se encuentra en Estados Unidos en evaluación del tratamiento por el cáncer en la sangre que padece. Fue representado en la ceremonia por el vicepresidente panameño, José Gabriel Carrizo.

- Tiburones, reptiles y flora -

En la agenda figura una propuesta sobre los riesgos de zoonosis, las enfermedades transmitidas por animales a humanos, tema que ha cobrado importancia con la pandemia de coronavirus. La conferencia de Panamá es la primera tras la irrupción del covid-19.

Asimismo se debatirá si los tiburones réquiem, los tiburones martillo y las rayas guitarra son colocados en el Anexo II de la CITES, que incluye a las especies cuyo comercio está estrictamente limitado.

Panamá "tiene muchas esperanzas en el éxito de esta reunión, particularmente en el caso de las propuestas vinculadas a los tiburones y rayas marinas", dijo a la AFP Juan Manuel Posada, un responsable de la Fundación MarViva, ONG que opera en el Pacífico Tropical de América Latina.

Varias oenegés impulsan mayores regulaciones sobre el comercio de tiburones, cuyas aletas son ingrediente de una sopa muy apetecida en Asia oriental, donde puede costar 1.000 dólares el kilo.

Paralelamente, la ONG Wildlife Conservation Society (WCS) indicó en un comunicado que "nuestros expertos están describiendo a la COP19 como la 'COP de los reptiles', debido en parte a las propuestas individuales sobre 12 tortugas que se examinarán en la CITES esta semana".

En efecto, tres especies de cocodrilos, tres de lagartijas, varias serpientes y 12 tortugas de agua dulce han sido propuestas para ser inscritas en el Anexo I (de prohibición total) o en el Anexo II (de comercio permitido bajo condiciones).

En lo que respecta a la flora, la caoba africana podría pasar al Anexo II, así como ciertas especies de tabebuias, árboles que crecen en América y el Caribe.

Brasil ha generado inquietud entre los músicos con su propuesta de prohibir totalmente el comercio de pernambuco, una madera protegida utilizada para la fabricación de los arcos para violín. Sin embargo, parece carecer de opciones de conseguir los dos tercios de votos necesarios.

(V.Sørensen--DTZ)